Ayer me sentí un poco tonto. Acababa de salir de clase y me dirigí a una pequeña salita que tenemos en mi facultad para comer y reunirnos. En ella hay seis mesas con sillas y justo al lado hay un microondas para calentarnos la comida y una pequeña máquina de refrescos.

Saqué mi tupper (últimamente como todos los días allí ya que voy muy pillado de tiempo para llegar al curro) lo metí en el microondas y mientras esperaba a que se calentara me entraron ganas de tomarme un refresco así que saqué un euro, lo eché en la máquina y ésta se lo tragó. Menos mal que no había nadie mirando por que debe ser que estaba muy dormido o que soy un poco cabezota, ya que volví a coger la cartera, saqué otro euro, volví a echarlo en la máquina y como estáis imaginando a estas alturas... la máquina se lo volvió a tragar. ¿Os ha pasado alguna vez? Seguro que si.

En esa misa salita antes había también una máquina de sándwich y chocolatinas. Esas si que son un auténtico invento diseñado por el mismo diablo puesto que tu llegabas, echabas el dinero, pulsabas “E3” y rezabas porque si no tenías suerte veías como giraba el muelle metálico y tu sándwich no salía. Ahí he visto de todo: gente que marcaba las teclas que movían un muelle vacío, gente que volvía a echar y se llevaba dos sándwich y gente que volvía a echar y no se llevaba nada. En la máquina de los sándwich he caído en todas sus trampas. Cuando no cae nada la miras, le das unos cuantos golpes y a veces consigues que caiga. Otras en cambio no y lo das por perdido.

La vez que más me he reído fue una de esas en las que desistí (tampoco me ha pasado muchas veces, uno aprende de la experiencia). El caso es que quedó el bollo ahí colgado y justo cuando me iba aparecieron cuatro personas de mi facultad. Una de ellas gritó “¡¡Un bollo gratis!!” y empezó a darle golpes a la máquina. Al ver que no caía sus tres amigos decidieron ayudarle y yo me quede a mirarles como hacían el indio. Estuvieron casi un cuarto de hora dándole golpes y agitando la máquina (que se lo merecía) y estuvieron a punto de tirarla al suelo un par de veces. Al final consiguieron que la máquina soltara su presa y sudando y cansados se fueron felices con su bollo a mi cuenta y yo a mi casa después de haberme reído un rato.

8 comentarios

  1. MeiKo  

    Y tus aventuras...desde lugeo...y cabezota tu? no me lo creo!jajaja

  2. Anónimo  

    a mi me advirtieron una cosa el primer año de facultad: lo que puedas comprar en la cafetería, no lo intentes sacar de la máquina :-)

  3. Dulce  

    Jajaja que bueno XD
    De esas tengo yo muchas en la máquina de mi escuela, ¿qué no sale? pues a golpes XD y si no sale, más golpes, pero al final sale porque lo digo yo...
    Ahora el día que más feliz fuí fue uno que saqué una bolsita tranquilamente, salió la bolsa y la siguiente se quedó a la mitad... ¡¡¡eh!!! que me quiere salir otra bolsa de más, un par de golpecitos y... 2x1 :D

    PD: Por cierto, mi próximo viaje si que es a Madrid, al SIMO ;)

  4. Anónimo  

    DIos... que recuerdos! Siempre mire a esas dichosas máquinas de la facultad con mucho recelo... y sólo me atreví con la máquina de Coca-cola, parecía la más inofensiva...
    Cinco años sin caer en la trampa de sandwich (antes muerta que sencilla...así que me daba un paseo hasta la cafetería, las personas también fallamos, pero razonamos un poquito mejor...).
    Tuve que ir a Málaga para caer en sus redes... pero es que un retraso de 4 horas de tren ya hizo que el hambre me hipnotizara y me atrajo al maravilloso aparatito...
    ...Y como no puede ser de otra manera, cai!! claro que cai!! Eché mi monedita, decidí los ingredientes y... el sandwich se enganchó.
    Odiando las "tecnologías puntas" volví a mi asiento y en un acto de rebeldía (ilógica pero rebeldía al fin y al cabo) decidí alzar mi protesta con una huelga de hambre (imaginaos cuando llegué a Madrid... ;) )

    Besitos

  5. Jos  

    Si...yo recuerdo aquel dia...la vi....me tento....con sus lucecitas...y su kit-kat....chococalate, uhmmmm...Y Si!!!! meti la moneda, lose, no deci, pero lo hice....pulse el numero....34...3...4, y la maquina...me dio un paquete de chicles de menta.....(no soporto los chicles de mente) cruel maquina del diablo

  6. Anónimo  

    Yo soy de las que se llevan los dos sandwiches o bollos, y de las que reclaman a todo el mundo hasta que consiguen la lata o la moneda XD. Una vez por venganza atranqué una máquina que no me devolvía mi dinero con chapas

  7. Anónimo  

    Yo lo único que hago con esas máquinas es juguetear,me encanta!!En especial con la de cierta bebida refrescante(no se pueden decir marcas!!jeje),en la que algún día encontraré premio.Supongo que alguno lo sabreis,esas maquinas como todo hoy en día están programadas y cada una tiene un código de botones,supuestamente "secreto" para operar sobre ellas sin necesidad de abrirlas.

    El único problema que el técnico no es tonto y cuando las usa las desbloquea para poder operar sobre ella y al terminar la vuelve a bloquear en un proceso tan simple como bloquear el teclado de un teléfono móvil(si no,se le cae el pelo)Acceder a los menús de la propia máquina es sencillo,te deja aunque esté bloqueada;lo complicado es cambiar los parámetros..de momento no he encontrado ninguna desbloqueada,aunque quien sabe!!Conozco casos aislados en los que sí;-)

  8. Alana  

    Bueno yo tmb he visto de todo.. pero creo que lo mejor que me ha pasado con estas maquinitas es un día en Jaén. En la puerta del centro comercial había una maquina de refrescos, bueno pues voy yo mu flamenca con mis 100 pts, porque entonces estábamos en pesetas y veo q echo el dinero, me da la cocacola y escucho como suelta la máquina la vuelta.. y me quedé pillada porque le había dado el dinero exacto. Y no contenta con q me había dado la vuelta sino que había allí vueltas de un montón de gente. La máquina echaba las latas sin dinero. Nos tiramos toda la tarde llendo y viniendo a la máquina y llenando el coche de latas. Agotamos la cocacola, las fantas y nos faltaba el acuarius jajajaj Pero unos listos vinieron y se pusieron en pln descarado con el carro delante de la máquina y el guarda jurado se dió cuenta...se nos acabó el chollo. La gente no sabe disimular. Pero bueno nos llevamos un montón de latas.. no te puedo decir exactamente cuántas, pero unas 100 o más.. sin exagerar.

    Ahora cada vez q voy a una máquina le doy al botoncito antes de nada jajajaj

Publicar un comentario

Archivo del blog

Ultimos Comentarios

Derechos de autor

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No te olvides visitar

Nuestra mascota

No te olvidamos

  • MeiKo
  • Meiko

    "Haz que cada dia cuente"

¿Quienes somos?

  • sacris
  • Sacris

  • Jos
  • Jos

  • JoseFaura
  • JoseFaura

  • minel
  • minel

Escribenos

    sobrevuelo@gmail.com

¡Síguenos!

Nos visitan...

ecoestadistica.com

Cambiando el mundo

Proyde

Kyoga Foundation

Usa OpenOffice

Ubuntu Linux para seres humanos

únete

Aparcas como el culo

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children