"Ayer volví a intentar cruzar la frontera de Melilla. No lo conseguí, pero al menos puedo intentarlo otra vez mañana, y con eso soy más afortunado que otros. Desde hace dos meses vivo a doscientos metros de las alambradas. Llegué desde Camerún después de sortear en mi camino mafias y odios de toda índole y me encontré en la ladera de una montaña con otras doscientas personas. Están divididos según el país de procedencia y es reconfortante escuchar a alguien que habla como tu. Nos alimentamos gracias a la caridad de algunos vecinos de los alrededores, pero sobre todo gracias a lo que podemos recoger en los basureros. Durante el día tenemos que sacar tiempo también para fabricarnos escaleras con maderas, plásticos, cuerdas o cualquier otro material que nos pueda servir, pues las alambradas de la frontera miden tres metros y están coronadas con alambre de espino. Gracias a Dios que encontré unos guantes. Cuando cae la noche nos vestimos de negro y nos arrastramos a la frontera. Apoyamos una escalera contra el alambre y subimos a toda prisa. Entonces comienzan a sonar las sirenas y el miedo nos recorre el cuerpo, ¿seguimos adelante o esperamos otra oportunidad? A veces decides seguir y lanzar la otra escalera para bajar al otro lado. Sabes que en menos de cinco minutos la guardia civil estará allí con sus porras y darías cualquier cosa por haberte echado atrás y esperado una hora a otra oportunidad, pero… ¿y si esta vez hay suerte? Si no lo conseguimos y no perdemos las escaleras podemos seguir intentándolo toda la noche. Cuando se hace de día volvemos a nuestra ladera cansados y magullados pero no podemos perder mucho tiempo descansando: hay que fabricar escaleras nuevas y buscar comida. No puedo volver a mi país, allí solo hay hambre y muerte. Este es el único camino que me queda para encontrar algo digno y sentirme persona. Puede que lo consiga o puede que no, pero no voy a dejar de intentarlo."

Y seguro que no me aproximo a lo que de verdad viven en tantos lugares.

3 comentarios

  1. MeiKo  

    Con la de calamidades que pasan muchas personas del mundo cada segundo de nuestro tiempo y lo poco que apreciamos cada cosa que nos rodea, la luz, la comida, el calor de la familia, las medicinas para un simple dolor de cabeza, el agua, la libertad...q egoistas somos tantas y tantas veces...¿de que nos quejamos exactamente?, lo tenemos todo, el problema es q no sabemos apreciarlo ni utilizarlo.

  2. Dakota  

    estoy contigo sacris, todos los dias veo esto IN SITU...

  3. Dakota  

    por cierto, gracias por la visita! (me emocioné con tu post y se me olvidó comentartelo...). Y a ver ke te parece El Quijote! ;)

    besos*

Publicar un comentario

Archivo del blog

Ultimos Comentarios

Derechos de autor

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No te olvides visitar

Nuestra mascota

No te olvidamos

  • MeiKo
  • Meiko

    "Haz que cada dia cuente"

¿Quienes somos?

  • sacris
  • Sacris

  • Jos
  • Jos

  • JoseFaura
  • JoseFaura

  • minel
  • minel

Escribenos

    sobrevuelo@gmail.com

¡Síguenos!

Nos visitan...

ecoestadistica.com

Cambiando el mundo

Proyde

Kyoga Foundation

Usa OpenOffice

Ubuntu Linux para seres humanos

únete

Aparcas como el culo

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children